Causas y Teorías

La endometriosis es una patología ginecológica crónica muy frecuente, de causa desconocida y prevalencia difícil de precisar. Representa un grave problema de salud pública, ya que es la tercera causa de hospitalización médica por causa ginecológica.

Diversas teorías tratan de explicar el desarrollo y la progresión de la endometriosis. Sin embargo, ninguna teoría por sí sola puede explicar todos los aspectos de este trastorno. Existen tres grupos de teorías sobre porqué se produce la endometriosis:

  • Teoría de la menstruación retrógrada. Se ha verificado mediante laparoscopia que una parte de la sangre menstrual puede pasar por las trompas a la cavidad abdominal, en lugar de expulsarse hacia el exterior a través de la vagina. Sin embargo, esto ocurre en muchas mujeres, que, por otra parte, nunca van a desarrollar endometriosis, por lo que se han buscado más explicaciones.
  • Otra teoría apunta hacia un posible defecto de la inmunidad responsable de la limpieza de microbios y de células anormales en el abdomen. No se trata de que el número de defensas esté disminuido, sino de una menor calidad. Ello impediría que se reconociesen como extrañas las células endometriales (normalmente sólo dentro del útero) y les dejarían paso libre para su siembra en los órganos internos.
  • En algunas familias se encuentran madre y varias hermanas afectadas de endometriosis, por lo que seguramente también hay factores hereditarios involucrados en la génesis de la endometriosis; por lo tanto, si una mujer desarrolla endometriosis, sus hermanas tienen un riesgo ligeramente aumentado de padecerla.

En resumen, a pesar de décadas de investigación sobre el tema, todavía no se tiene una explicación concreta de los motivos por los que unas mujeres sufren endometriosis y otras no.

A finales del 2010, personal investigador de la Universidad de Oxford en Reino Unido identificaron una variante genética asociada con el riesgo de endometriosis. Los resultados del estudio se publicaron en la edición digital de la revista ‘Nature Genetics’.

El personal científico, dirigido por Krina Zondervan, informaron de un análisis de 5.586 pacientes con endometriosis quirúrgica confirmada. Descubrieron que una localización genética en el cromosoma 7p15.2 está asociada con la endometriosis en las mujeres de los ancestros europeos.

Gracias a la nueva investigación, en la que se analizaron los genomas de 5.500 mujeres que sufrían la enfermedad y se los compararon con los de 10.000 mujeres sanas, los científicos descubrieron que el cromosoma 1 y el cromosoma 7 son «cruciales» en el riesgo de que una mujer desarrolle la enfermedad.

Se cree que el cromosoma 7 está involucrado en la regulación de los genes encargados del desarrollo del útero y su recubrimiento.

Se han descrito factores genéticos por lo que familiares de primer grado afectadas de endometriosis tendrían más probabilidad de padecer la enfermedad. Hasta en un 10% puede existir un componente hereditario. Posiblemente se trata de una enfermedad de herencia poligénica multifactorial.