Causas y Teorías

Las primeras descripciones de la endometriosis se hallan en la literatura médica, hacia el año 1.800, pero hasta el siglo XX no se aprecia realmente la incidencia de la enfermedad.

Hacia el año 1921, John Sampson, ginecólogo de Albany, Nueva York, publicó varios artículos sobre su teoría de la diseminación pélvica de la endometriosis ovárica.

La endometriosis representa un grave problema de salud pública, ya que es la tercera causa de hospitalización médica por causa ginecológica.

En la actualidad existen varias teorías del por qué de esta enfermedad.

Algunos científicos creen que una parte de la menstruación discurre por las trompas y cae en el abdomen en lugar de expulsarse hacia el exterior. Sin embargo, esto ocurre en muchas mujeres, que, por otra parte, nunca van a desarrollar endometriosis, por lo que se han buscado más explicaciones.

Otra de ellas apunta hacia un posible defecto de la inmunidad responsable de la limpieza de microbios y de células anormales en el abdomen. No se trata de que el número de defensas esté disminuido, sino de una menor calidad. Ello impediría que se reconociesen como extrañas las células endometriales (normalmente sólo dentro del útero) y les dejarían paso libre para su siembra en los órganos internos.

En algunas familias se encuentran madre y varias hermanas afectadas de endometriosis, por lo que seguramente también hay factores hereditarios involucrados en la génesis de la endometriosis; por lo tanto, si una mujer desarrolla endometriosis, sus hermanas tienen un riesgo superior de padecerla.

En resumen, a pesar de décadas de investigación sobre el tema, todavía no se tiene una explicación concreta de los motivos por los que unas mujeres sufren endometriosis y otras no.

Aunque tenemos que añadir que a finales del 2010 investigadores de la Universidad de Oxford en Reino Unido han identificado una variante genética asociada con el riesgo de endometriosis. Los resultados del estudio se publican en la edición digital de la revista ‘Nature Genetics’

Los científicos, dirigidos por Krina Zondervan, informan de un análisis de 5.586 pacientes con endometriosis quirúrgica confirmada. Los autores han descubierto que una localización genética en el cromosoma 7p15.2 está asociada con la endometriosis en las mujeres de los ancestros europeos.

Gracias a la nueva investigación, en la que se analizaron los genomas de 5.500 mujeres que sufrían la enfermedad y se los compararon con los de 10.000 mujeres sanas, los científicos descubrieron que el cromosoma 1 y el cromosoma 7 son “cruciales” en el riesgo de que una mujer desarrolle la enfermedad.

Se cree que el cromosoma 7 está involucrado en la regulación de los genes encargados del desarrollo del útero y su recubrimiento.

Fuente: Congreso Médico sobre Endometriosis. Hospital de La Paz, Abril 2009

Revista Nature Genetics Diciembre 2010

Anuncios